miércoles, 5 de diciembre de 2012

ISRAEL, BENDITO SERÁ QUIEN TE BENDIGA.

El domingo 12 junio el mundo occidental estaba de fiesta, muchos recordaron el día de Pentecostés, estos eran los cristianos; y otros la festividad de Shavuot, los judíos. Ambas celebraciones se realizan cincuenta día o siete domingos después de la Semana Santa o las Pascuas. Estas festividades son símbolos de eterno agradecimiento humano al Dios Bíblico en la enseñanza judeocristiana y bases sólidas del comportamiento ético y moral de la civilización occidental. Hoy se puede conmemorar con libertad en muchas partes del mundo, no así en los países dominados por el radicalismo musulmán o regímenes autocráticos como la Venezuela de Chávez, y la Cuba de los Castro. Cuba española Cuando Rodrigo de Triana dio el grito de “tierra a la vista” desde su puesto de vigía en el barco La Pinta, no solo fue el primer ser humano en divisar tierra del nuevo mundo; sino el primer judío converso al cristianismo en disfrutar la maravillosa obra natural del mundo americano. Triana y otros tripulantes judíos: Rodrigo Sánchez, Alfonso de la Calle, Juan Cabrera eran marineros; Mestre Bernal, medico; y Luis de Torres, políglota. Hicieron este viaje aventurero y de conquista por temor a las represalias de la inquisición católica española que había declarado la conversión forzosa al cristianismo o, deportación o muerte para los súbditos que no cumplirán con el edicto. El almirante Cristóbal Colon y su tripulación de hombres judíos fueron los primeros en descubrir el archipiélago cubano; incluso algunos historiadores afirman la procedencia hebrea de la familia de Colon. A Luis de la Torres se le dieron tierras en Cuba y antes de 1512, ya existían muchas jóvenes judías cristianas de Castilla y esclavas blancas judías bautizadas en la nueva fe. También arribaron a la Isla muchos hebreos procedentes de Portugal cuando fueron expulsados de esta nación por sus costumbres religiosas en 1580. Existía cierta permisividad de creencia entre los pobladores hasta que los tribunales del Santo Oficio activaron sus funciones en la América española en 1570. Para esa época juzgaron a Francisco Gómez León, lo condenaron a cadena perpetua, remar en galeras y confiscación de sus bienes. La comunidad judía perduro en la Cuba española pero tuvieron que dejar su fe y costumbres. Muchos de ellos lucharon en Ejército Libertador Cubano y otros eran parte del ejército de EU. en la guerra hispano-americana. El Imperio Español fue derrotado en 1898 por las fuerzas conjuntas americanas y cubanas. Al perder España su inmensa extensión territorial en las América y Asia, dejó de ser una potencia militar e imperial en el mundo. Cuba republicana En el periodo de 1898-1902 hubo una gran emigración de judíos americanos y europeos hacia Cuba. Ellos prosperaron económicamente y disfrutaron libremente su Fe. La República fue fundada con una constitución democrática que garantizaba la libertad religiosa y de culto, así como favoreció la emigración judía. En 1906 fue creada la primera sinagoga La United Hebrew Congregation. Las oportunidades en los negocios y trabajos eran evidentes, con la creación de instituciones comercial como la Compañía Eléctrica de la Habana, la de Transporte Urbano y existencia de más de 200 familias dueñas o representante de grandes empresas comerciales o industriales. Entre 1908 y 1959 se desarrollo una fuerte migración de judíos españoles, de los Balcanes, de Turquía y de europeos –centrales y orientales. Estaba en su apogeo la Primera Guerra Mundial y las persecuciones estalinistas y hitlerianas de los judíos soviéticos y alemanes. En 1919 la Cámara de Representantes de Cuba aprobó la Declaración de Balfour. En 1924 había en la Isla 24,000 judíos. Se fundaron la Congregación Adas de Israel, la Federación Sionista de Cuba, la Unión Israelita Chevet Ahim. El gobierno de Gerardo Machado adoptó las primeras leyes antisemitas de la Republica que cuartaban las posibilidades de empleo y de culto. Más de 14,000 judíos emigraron a los Estados Unidos. En 1939 tuvo lugar una historia vergonzosa, el rechazo de 907 refugiados judíos del nazismo a bordo del barco Saint Louis por el gobierno del presidente Federico Laredo Bru. En 1947 el voto en contra de la creación del Estado de Israel en las Naciones Unidas, durante la presidencia de Grau San Martín. En la década de los 50 la comunidad judía de Cuba oscilaba entre los 15,000 y los 20,000 habitantes. Cuba comunista En 1959 los Castro-comunistas tomaron el poder e instauraron su dictadura del proletariado para aniquilar y neutralizar a sus oponentes. Dictaron leyes contra estos, destruyeron a las clases ricas, medias y a los trabajadores. Emplearon el terror de estado, las encarcelaciones, los fusilamientos en masas, las confiscaciones de propiedades, y conculcaron las libertades inalienables que dieron paso a las persecuciones religiosas. Al instaurarse el régimen socialista, los judíos cubanos confrontaron las mismas vicisitudes que sus parientes soviéticos. El 80% de la comunidad tuvo que emigrar, los que se exiliaban a los E.U.A. solo podían marcharse con una pequeña maleta con algunos objetos de poco valor material y los que emigraban a Israel se les autorizaba llevar consigo más cosas. El censo de 1963, realizado por la Congregación Adas Israel y la Federación Sionista Cubana reportó la permanencia de 2586 judíos en el país. Para 1965 residían 2,000; y para 1970 se censaron 1,500 personas, según la enciclopedia judía. Sus templos fueron confiscados, la comunidad fue diezmada y no se le permitió congregarse. Mientras estas persecuciones étnicas-religiosas ocurrían se desarrollaban hostigamientos en el campo ideológico a través de la prensa, radio y televisión, negación del holocausto judío y el derecho a la existencia del pueblo de Israel como nación. En 1973 el gobierno de Cuba, en su afán antisemita aliado a los soviéticos, los sirios y los países árabes decidió enviar sus fuerzas militares a Siria para destruir a Israel. Las tropas castristas salieron derrotadas, estas consecuencias se observan también en la sociedad cubana. Con la siembra de naranja en el desierto el pueblo judío fructificaba en su sociedad y se convertía en una potencia económica, su industria crecía poderosamente influida por su talento nacional. Fidel Castro no convencido con su descalabro militar, económico, social y político ante Israel (20,000 km2, más pequeño que la antigua provincia de Oriente) comenzó con el entrenamiento militar de musulmanes radicales terrorista para el apoyo de su política antisemita. Castro y su sistema socialista semejan el Amalec del siglo XX, desechó las bendiciones que el Señor nos brinda en su divina palabra. Tal es así que en Cuba nunca se ha editado la Biblia ni se ha ofrecido en sus librerías. Prefirió las maldiciones que están escritas en el libro de Deuteronomio 28: 15-68. , alrededor de 3,500 años leídas para el pueblo israelita en el Monte Elba, estas tienen vigencia, por citar algunas: · “Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo”. · “Y los cielos que están sobre tu cabeza serán de bronce, y la tierra que esta debajo de ti, de hierro”. · “Jehová te herirá con la ulcera de Egipto, con tumores, con sarna, y comezón de que no puedas ser curado”. · “Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar”. En 1980, los judíos cubanos o juban eran solamente 800. Nueve años después se derrumba el campo comunista de Europa Oriental y se crea en la Isla la Casa Patronato de la Comunidad Hebrea de Cuba. Controlada por el gobierno a través del Partido Comunista. El Dr. José Miller fue miembro activo del partido en el poder y, a la vez, Presidente de la Comunidad Judía hasta su fallecimiento en 1998; le sucedió la actual presidenta Adela Dworin con las mismas características. En 1992 la caída de la Unión Soviética aceleró el proceso de reconocimiento restringido de las diferentes denominaciones religiosas, ya no eran perseguidas y les permitían el culto dentro de los templos. El régimen aceptó el status laico del estado. El pueblo cubano tiene sus raíces españolas, africanas, aborígenes y, una raíz oculta, perdida en el tiempo, nunca mencionada por los historiadores: la judía. En el 2000 se hizo reapertura del santuario judío. Los Castro lo han visitado en varias ocasiones para borrar sus huellas antisemitas, incluso el hermano mayor una década después en un brote de delirium reconoció el Holocausto judío y el estado de Israel. Sin embargo nosotros sabemos que su actuación es como la del Faraón egipcio de los tiempos de Moisés; Faraón trato de engañar a Moisés y se resistió al Dios de dioses. Después de décadas de violaciones flagrantes de los derechos humanos en especial la de la libertad de conciencia, el gobierno cubano busca desesperadamente el apoyo de todas las iglesias de la nación y les piden obcecadamente sus bendiciones. Los falsos profetas pueden complacerlos. Ahora bien, aunque multipliquen sus oraciones, el Dios Santísimo no las oirá. Tendrían que limpiar sus manos llenas de sangre inocente, arrepentirse de todos sus males y darle la libertad al pueblo cubano. En las escrituras judeocristianas el Dios de los Ejércitos bendijo al pueblo de Israel por eternidad y profirió “benditos los que te bendijeren, y malditos los que te maldijeren”. Esto deben conocerlo aquellos que han perseguido al pueblo de Israel, así como las leyes de los hombres no te eximen de culpabilidad por no conocerlas; tampoco lo hará el Rey Eterno.

LOS JUEGOS OLIMPICOS DE LONDRES

Los juegos olímpicos de Londres cautivaron a la humanidad por sus maravillosas presentaciones, además de su organización y disciplina. Los cubanos en la Isla aunque no pudieron viajar para disfrutar directamente de los juegos por estar prohibido por su gobierno. Este transmitió muchas horas televisivas para hacer olvidar las difíciles realidades vividas por sus ciudadanos y exaltar el nacionalismo castrista. No obstante, se pudo disfrutar del deporte y sobre todo de la hermosa ciudad de Londres. Una de las nuevas realidades del régimen es que sus deportistas ya no tienen que dedicar sus medallas al retirado comandante ni a su general en Jefe. Por supuesto no conocemos si esto es el plan político-ideológico de la nueva cúpula en el poder de la nación. Esta jerarquía castrista, a través de sus comentaristas, trato de restar méritos a deportistas como Michael Phelps. Único en el mundo con 22 medallas en juegos olímpicos. Al mismo tiempo, condenaron al ostracismo a la saltadora de triple, campeona de Turquía, la cubana nacionalizada británica, Yamile Aldama. Por otra parte, alabaron hasta el cansancio a deportistas como Osáin Bolt, quizás para ocultar su rabia chovinista. Probablemente no querían recordar que Jamaica es una pequeña isla, más chiquita que la antigua provincia de Oriente, de Cuba. Jamaica no tuvo que cercenar las libertades fundamentales para destacarse en el deporte como hizo el régimen de los Castro. Aquella antigua aldea fundada por el Imperio romano a orilla del rio Támesis, llamada Londinium, creció a un ritmo acelerado en desarrollo que hoy, después de dos milenios, es uno de los centros financieros más importantes del mundo, y es conocida como Londres. Esta ciudad conserva muy bien su parte histórica, así como su elegante y bello downtown, de modernos y altos edificios. Pero para la mayoría de los ciudadanos cubanos que no pueden viajar por restricciones de las leyes del régimen, violadoras de los pactos internacionales de derechos humanos, pudieron deleitarse a través de televisión de las maravillosas obras arquitectónicas, los espacios naturales y de la cultura, del Gran Londres (ocupa un área de 1.579km2 y una población de más 7.300 000 personas). Dos cosas que llaman la atención inmediata de Londres son su rio Támesis, y su noria de, London Eye. Ambos muy conocidos a nivel mundial. El Támesis es uno de los ríos más limpios de los que corren a través de una gran ciudad, de 340km de largo y sus aguas abastecen a la ciudad; y el London Eye, localizado en el South Bank, al sur del rio Támesis, próximo a la Estación de Waterloo. Esta noria imita una gigantesca rueda de bicicleta, con una altura de 135 metros, que demora en girar 30 minutos cada una de sus 32 capsulas. Esto permite a los clientes observar desde las alturas las hermosuras de Londres; en especial, los puentes sobre el río, la parte histórica de la ciudad, los nuevos rascacielos y otras interesantes construcciones. Indiscutiblemente el nuevo Londres parece un jardín de altísimos rascacielos de acero, concreto y cristales. Rascacielos como la Torres 42, el One Canada Asqueare, One Churchill Place, Citigroup Centre, 30 ST Mary Axe y 8 Canada Squeare. Todos tienen más de cien metros de altura, aunque el último mencionado sobrepasa a los demás con sus más doscientos metros. Esto sitúa a la ciudad a la capital del reino en el futuro de la humanidad. Y un fuerte y agradable paradigma para los ciudadanos de una Cuba libre. No obstante, nunca olvidaremos al Londres inglés, al Londres británico, a esta gran ciudad de la legendaria Albión, mencionada por Tolomeo. Desde el Ojo de Londres nos deleitamos con la hermosa vista de la arquitectura del histórico Londres. Sus bellos puentes, museos y palacios deslumbran a los turistas. No podría mencionar todos estos históricos monumentos porque nos ocuparía mucho espacio. Pero recordare los más llamativos para mí: el Puente de la Torre; Palacio de Buckingham; la Torre de Londres; el Puente, Abadía y Palacio de Westminster. De estos solo les comentaré sobre algunos sucesos de interés para mí en este momento. En la Torres de Londres (Palacio real y fortaleza de su Majestad, hasta 1625). Esta sirvió de cárcel y estuvo en ella la reina Isabel I. También su madre, Ana Bolena, estuvo cautiva y fue ejecutada en ese lugar. Su último prisionero fue Rudolf Hess, ayudante de Hitler, 1941. Bolena fue una activa proselitista de las reformas de la iglesia y es considerada mártir en la iglesia protestante de Inglaterra. Su hija, la Reina Isabel I, consolido esta iglesia y se hizo su máxima autoridad.

LA INNOVACIÓN ES EL MOTOR DE LA LIBERTAD ECONÓMICA

En la década de los ochentas se desarrolla la revolución neoconservadora que puso fin al sistema socialista mundial. Esta revolución fue dirigida por el presi- dente Ronald Reagan, en EUA, y la primera ministra Margares Thatcher, en Reino Unido de Gran Bretaña. El socialismo real (comunismo) sufrió su final, primero con la caída del muro de Berlín (1989) y, más tarde, con el desmoronamiento del imperio soviético, en 1991. No obstante, las bases primogénitas del socialismo fuertemente arraigadas en Gran Bretaña, Alemania, Francia, fueron socavadas por esta Revolución internacional. De la misma manera fue insostenible los cerca de cincuenta años de socialismo estadounidense abrazado a la formula del keynesianismo, que comenzó con el New Deal (Nuevo Trato), de Franklin Delano Roosevelt, en 1933. Este gran progreso en la historia de la humanidad fue denominado reaganismo o thatcherismo. En ellos fueron exaltados la libertad económica, los valores cristianos y conservadores tradicionales, junto a un nacionalismo alejado del patrioterismo. Si bien, la caída del muro de Berlín marca el fin del comunismo y su guerra fría; la realidad es que este sistema desde el punto de vista teórico e ideológico estaba fenecido desde la década del veinte y cincuenta del siglo pasado. Prueba esto el análisis profundo del filósofo y economista, Ludwig von Mises, en su libro "Socialismo", publicado en de 1922. Aquel economista, junto a otros como Friedrich Hayek, que con sus libros: “Caminos a la servidumbre”, 1944, y “Los fundamentos de la libertad”, 1964, son otras estocadas política-económicas mortales al frustrado socialismo. Asimismo en este campo económico fue Milton Friedman, asesor de los presidentes Richard Nixon y Ronald Reagan; y colaboró con el gobierno británico, de Margaret Thatcher. Hayek y Friedman fueron galardonados con el premio Nobel de economía, en 1974 y 76 respectivamente. También esta Revolución encontró sus fuentes en los pensamientos ideologico-políticos, de Russell Kirk, en su libro: “La mente conservadora: desde Burke a Santayana”; de Leo Strauss David, en “On Tiranny”; de Irving Kristol, en “Neoconservadurismo: Autobiografía de una idea”; y, de William F. Buckley jr., padre intelectual de la fusión del conservadurismo político estadounidense tradicional con el liberalismo económico y el anticomunismo; escritor prolífico, con más de cincuenta libros, pero la influencia más profunda que hizo en la sociedad, fue a través de la revista fundada por él, National Review, en 1955. De la misma manera, en los EUA y el resto del mundo influyó la Sociedad Mont Pelerin, creada por Hayek y treinta y seis intelectuales, en 1947, la mayoría economistas, junto a filósofos e historiadores. Actualmente es un tanque pensante (think tank) de vanguardia. Esta tuvo una destacada membresía; estuvieron Freiderich Hayek, Ludwig Mises, Milton Friedman, Ludwig Erhard -padre del milagro económico alemán-, Jacques Rueff, defensor del patrón oro; John Clapham, directivo del Banco de Inglaterra; y otros sobresalientes académicos. Todos estos intelectuales citados promovían y defendían la economía de mercado como impulso vital a la sociedad; y se oponían intensamente a la economía de planificación central, socialismo. Que la planificación centralizada conllevaba el riesgo de instauración del autoritarismo y del totalitarismo. Esta junta de planificadores no solo abrogaba la pro- piedad privada; sino que eliminaban la libertad de pensamiento al bloquear la iniciativa o creatividad particular reflejada en la sociedad a través de la innovación. Exposición de algunos conceptos clásicos para mejor comprensión de este trabajo. Libertad de pensamiento: Libertad para manifestar las propias opiniones, defenderlas y propagarlas; o más sencillamente es la libre circulación de ideas. Este concepto esta muy bien recogido en la Declaración Universal de Derechos Humanos, de las Naciones Unidad, de 1948. Esta dice en su artículo 19: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión." Innovación: Creación e introducción de nuevas ideas, métodos o invenciones en los diferentes ámbitos de la vida social. Socialismo: Sistema económico en el cual la propiedad y el control de los medios de producción básico suelen ser de carácter colectivo y, por regla general, están en manos del gobierno bajo un sistema de planificación central. Capitalismo: Sistema económico en el cual los medios de producción están bajo la propiedad y el control del sector privado. Este sistema se caracteriza por la competencia y tiene a las ganancias como motivación. Mercado: Entorno en el cual los compradores y los vendedores establecen los precios de productos idénticos o muy similares e intercambian bienes y servicios. Economía de mercado: Economía nacional de un país que confía en las fuerzas del mercado para que ellas determinen los nivelas de producción, consumo, inversión y ahorro, sin intervención alguna del gobierno. Sistema de libre empresa: Sistema económico que se caracteriza por la propiedad privada de los bienes y los recursos productivos; por el motivo del beneficio como estimulo de la producción; por la competencia como garantía de la eficiencia; y por la fuerza de la oferta y la demanda como directriz para la producción y la distribución de bienes y servicios. Laissez-faire: Doctrina según la cual el sistema económico funciona mejor cuan- do esta libre de cualquier intromisión del gobierno. Monopolio: Vendedor exclusivo de un bien o servicio en un mercado especifico. Ley contra el monopolio: Política o curso de acción que intenta poner coto a los poderes monopólicos dentro de un mercado. La innovación ha sido factor fundamentar de la evolución de la sociedad humana; especialmente, desde la revolución industrial en Inglaterra, 1770 y 1830, hasta nuestros días; en ella se ha observado profundos cambios estructurales en la economía mundial. Este proceso evolutivo económico ha pasado por diferentes etapas del desarrollo humano, desde la sociedad trivial y agraria, a la industrial y nacional, que continuó en forma ascendente hacia la transnacional y de información; y de esta manera ubicarnos en el mundo actual de simbiosis entre los seres humanos y la tecnología, junto al creciente desarrollo de la pequeña empresa multinacional. Estas dos últimas etapas se han caracterizado por una hiperproducción, aumento del número de consumidores, los bajos precios de bienes y servicios, y acelerado incremento de la población mundial, asociado a un mejoramiento en el respeto de las libertades civiles y política. El sistema socialista se convirtió en monopolista de estado, que asociado a la falta de libertades fundamentales puso freno a las innovaciones, y con el igualitarismo social destruyó el concepto de merito. No el monopolio como ente económico; sino sus acciones monopolistas conllevaron a la perdida de la competencia, apatía de la innovación, limitación de los consumidores e impedir la entrada al mercado de nuevas empresas, el control de los precios unilateralmente con su respectivo aumento. Por esto, mucho antes que se desmoronara el campo comunista; Hayek, y otros economistas, había predicho su ocaso y expuesto que “el socialismo lleva la muerte histórica inscrita en su frente”. Y, continua diciendo Hayek: “La propiedad privada, la competencia, el comercio, o sea la economía de mercado, son los fundamentos de la civilización y desde luego de la evolución de la sociedad humana hacia la tolerancia, la libertad y el fin de la pobreza”. Hago votos porque todos los cubanos que deseamos la libertad y la prosperidad de nuestra querida Cuba tomemos en cuenta las ideas y consejos de estos sabios políticos, economistas y filósofos a la hora poner en marcha la reconstrucción de nuestra nación.

LUCHEMOS EN SUELO PATRIO PARA FORJAR NUESTRA LIBERTAD

La mentira es el fundamento principal sobre el que fue construido el régimen socialista de Castro. Erguido sobre este pilar, Castro cercenó, con la sutileza de las palabras y la fuerza de las bayonetas, los derechos y libertades del pueblo cubano. Cinco décadas después, Castro ha dejado chiquitos a sus maestros ideológicos: Marx, Lenin, Hitler y Stalin. Ahora, el mundo civilizado y libre, preocupado por no sucumbir ante la debacle económica de la zona euro, recibe con simpatía la farsa en política de emigración que Castro les ofrece. Una artimaña presentada como signo magnánimo de su política de estricto control de la población. Algunos de esos dirigentes, desesperados por ver un paso positivo que justifique su espurio comercio con la tiranía castrista, aplauden la medida. Por su parte, el propio dictador evoca en sus memorias la tristemente célebre frase de Lenin: “Libertad, ¿para qué? El socialismo cubano se nutrió de las fuentes legales de control del ciudadano en la república racista de Sudáfrica. Las leyes internas de movimiento nos recuerdan que las localidades y provincias cubanas son los ya olvidados batustanes sudafricanos. Asimismo, la nueva ley de emigración, Decreto-Ley #302, es un profundo ultraje a la dignidad humana del cubano. Este Decreto-Ley número 302, Ley de Inmigración, de 11 de octubre de 2012, firmado por el general Raúl Castro, viola flagrantemente la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDHCP). La DUDH, en su Articulo 13: “Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado”. “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y regresar a su país”. Con ese mismo ímpetu se protege este derecho humano en el Artículo 12 del PIDHCP. En total contravención de estas normas civilizadas, en el régimen dictatorial de Castro persisten leyes pro apartheid que mancillan el espíritu de libre circulación en la Isla. Estos mandamases castrenses obligan a todos los ciudadanos en el territorio nacional a portar una tarjeta de identificación, el ominoso Carnet Identidad. Quienes no cumplan con este requisito, serán multados o encarcelado por tres días e incluso castigados con ambas sanciones. Existen, por otra parte, otras leyes arbitrarias que controlan al ciudadano. Una de ellas es la aplicada a cualquier ciudadano que visite a un amigo o familiar y decida permanecer en la vivienda por más de 72 horas. En ese caso, dicho ciudadano debe presentarse ante una institución de vigilancia que colabora con la policía política para obtener el permiso de estancia. Este control estricto y arbitrario se expresa sobre las personas que desean viajar de forma temporal o permanente al extranjero. Veamos como se manifiesta de forma general esta nueva Ley de Migración. El gobierno tiene la potestad de decidir cuales ciudadanos tienen el derecho de viajar al exterior. Pero en este caso, no todos los ciudadanos son iguales ante la ley, como ocurre en las naciones donde existe un estado de derechos. En Cuba, los profesionales, técnicos y militares son personas de segunda categoría que no disfrutan de las ventajas de esta nueva ley. Según la misma, tampoco podrán viajar los jóvenes adolescentes pendiente del servicio militar; se delimita el tiempo de estancia durante el viaje; se impone a las personas el estado de emigrante; se confiscan las pensiones de los jubilados; se despersonaliza y humilla a los marineros de la Marina Mercante. En síntesis, este mamotreto de ley es un instrumento de subyugación de la voluntad ciudadana. Mantiene al cubano en el statu quo del régimen bajo el síndrome siquiátrico de indefensión aprendida. Comprobamos en este necesario análisis, que este decreto viola los derechos humanos básicos; y su único propósito es poner en la mente de cada cubano que puede conquistar su pan, su felicidad y su libertad, pero en otras tierras que no sea en nuestra bella Cuba. El objetivo verdadero de los jerarcas del régimen comunista es prolongarse en el poder hasta el final natural de sus vidas y disfrutar de los beneficios sin límites que este poder tiránico les proporciona. Por eso ponen en práctica las injustas ideas de su ídolo Lenin: “La libertad es un bien tan preciado que hay que racionarlo”. Mientras tanto, yo los invito a meditar en el Dios Bíblico. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos dice: “¿Cómo decís a mi alma: Huye cual ave al monte?”. “Como ave que se va de su nido, así es el hombre que se va de su lugar”. “Si la ira del gobernante se levanta contra ti, no abandones tu lugar porque la mansedumbre hará cesar grandes ofensas”. En esta apacibilidad luchemos aquí, en nuestro querido suelo patrio, y conquistemos de una vez para siempre nuestra libertad. Porque Dios nos bendice. Amen. ASPECTOS SOBRESALIENTES DEL DECRETO-LEY 302, LEY DE INMIGRACIÓN, PUBLICADO EN LA GACETA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA. “Artículo 1: Los ciudadanos cubanos, para salir o entrar al territorio nacional, deben poseer expedido a su nombre un pasaporte de la República de Cuba, de alguno de los tipos siguientes: a) Diplomático; b) De Servicio; c) Oficial; d) Corriente; e) De Marino. Artículo 9.1: Se expide Pasaporte Corriente a los ciudadanos cubanos residentes en el territorio nacional que requieren viajar al extranjero por asuntos particulares, a los autorizados a residir en el exterior y a los emigrados. Artículo 24: El Pasaporte Corriente es válido por dos años, prorrogables por igual término hasta un total de seis años. Las prórrogas se solicitan ante las oficinas de trámite del Ministerio del Interior o ante las representaciones diplomáticas, consulares u otras oficinas cubanas expresamente autorizadas. Artículo 26: Las oficinas de trámite del Ministerio del Interior otorgan el Pasaporte Corriente al solicitante, representante legal o funcionario debidamente acreditado, según corresponda, previa entrega de la constancia de pago del impuesto correspondiente. Cuando el interesado reside en el exterior la entrega del pasaporte se realiza a través de la representación diplomática o consular u otra oficina cubana autorizada. ARTÍCULO 9.- Se expide Pasaporte de Marino, a los ciudadanos cubanos miembros de la tripulación de naves marítimas cubanas u operadas por Empresas Cubanas que realizan travesías internacionales. A los Capitanes y Primeros Oficiales de dichas naves, se les otorgará Pasaporte Oficial. “Artículo 23: Los ciudadanos cubanos residentes en el territorio nacional no pueden obtener pasaporte corriente mientras se encuentren comprendidos en alguno de los supuestos siguientes: a) Estar sujeto a proceso penal, siempre que haya sido dispuesto por las autoridades correspondientes; b) tener pendiente el cumplimiento de una sanción penal o medida de seguridad, excepto en los casos que se autorice de forma expresa por el tribunal; c) encontrarse sujeto al cumplimiento de las disposiciones sobre la prestación del Servicio Militar; d) cuando razones de Defensa y Seguridad Nacional así lo aconsejen. e) tener obligaciones con el Estado cubano o responsabilidad civil, siempre que hayan sido dispuestas expresamente por las autoridades correspondientes; f) carecer de la autorización establecida, en virtud de las normas dirigidas a preservar la fuerza de trabajo calificada para el desarrollo económico, social y científico-técnico del país, así como para la seguridad y protección de la información oficial.; g) los menores de edad o incapaces que no cuenten con la autorización de los padres o representantes legales, formalizada ante Notario Público; […]. SOBRE EL TRATAMIENTO HACIA LOS CUADROS, PROFESIONALES Y ATLETAS QUE REQUIEREN AUTORIZACIÓN PARA VIAJAR AL EXTERIOR ARTÍCULO 1.- Son sujetos del tratamiento regulado en este Decreto los comprendidos en las categorías siguientes: a) Cuadros categorizados como directivos superiores y directivos en los aparatos centrales de los órganos, organismos, entidades nacionales, consejos de la Administración y organizaciones superiores de dirección empresarial, así como los directivos y ejecutivos que se desempeñan en actividades vitales para el desarrollo económico, social y científico-técnico del país y en cargos con facultades decisorias sobre los recursos financieros y materiales; b) graduados de la educación superior que realizan actividades vitales para el desarrollo económico, social y cientifico-técnico del país en los programas estratégicos, proyectos de investigación y servicios de salud; c) técnicos de nivel medio especializados que realizan actividades vitales para mantener los servicios de salud y la actividad cientifico-técnica; d) atletas de alto rendimiento, técnicos y entrenadores vitales para el movimiento deportivo cubano. Articulo 9:2. Se considera que un ciudadano cubano ha emigrado, cuando viaja al exterior por asuntos particulares y permanece de forma ininterrumpida por un término superior a los 24 meses sin la autorización correspondiente, así como cuando se domicilia en el exterior sin cumplir las regulaciones migratorias vigentes. Artículo 47.1: Los ciudadanos cubanos emigrados pueden permanecer hasta 90 días en sus visitas a Cuba; los ciudadanos cubanos con residencia en el exterior pueden permanecer hasta 180 días en sus visitas a Cuba; en ambos casos, la autoridad migratoria puede prorrogar el término cuando corresponda. Articulo 33.-… Los Capitanes conservarán bajo su custodia dichos pasaportes durante el viaje, y los entregarán a los miembros de la tripulación sólo durante su estancia en puertos extranjeros, o si su regreso a Cuba se realizare como pasajero en otra nave marítima o aérea. Al regreso a Cuba de la nave marítima, y una vez realizado el despacho inmigratorio, el Capitán entregará los Pasaportes de Marino de los miembros de la tripulación al funcionario designado para su custodia por el Ministro del Transporte o el Ministro de la Industria Alimentaria. […]. DISPOSICIONES FINALES del Instituto Nacional de Seguridad Social emitida en el documento del Decreto-Ley. OCTAVO: Cuando se reciba la información de la Dirección de Inmigración y Extranjería o por cualquier otra vía oficial, de que el pensionado ha emigrado, el Director de la filial provincial del Instituto Nacional de Seguridad Social correspondiente procede a dictar resolución declarando extinguido el derecho a la pensión, de acuerdo con lo establecido al respecto en la legislación de seguridad social vigente.

miércoles, 8 de agosto de 2012

LA LIBERTAD ES EL UNICO CAMINO DE LA PAZ.

El viaje del mandatario del régimen cubano, Raúl Castro, a Vietnam y a la Republica Popular China molestó intensamente a su hermano Fidel, comandante retirado y ex-jerarca principal del Castro-estalinismo en Cuba. En su afán obsesivo de prolongar su sistema decadente y sin importarle el sufrimiento del pueblo cubano, Fidel Castro criticó públicamente al régimen de China Comunista. Ahora bien, aunque dicha nación no ha tenido la decencia de garantizar a sus ciudadanos los derechos humanos básicos; por lo menos ha dado pasos concretos para liberalizar su economía e instaurar un sistema de mercado libre al cual ha llamado de manera arbitraria, Sistema Socialista de Mercado. Con su reforma y las grandes inversiones de empresas capitalistas, China Comunista se ha convertido en la segunda economía mundial, después de los EUA. Vietnam ha imitado a China instaurando un tipo de régimen donde existe una economía de mercado sin libertades pero que le permite recoger los frutos de estas reformas económicas. ¿Cuál es entonces el temor que llevó a Fidel Castro a revivir acontecimientos tan distantes en el tiempo como varias décadas faltando a los más elementales principios de decencia y de pudor al desatar su ira contra una persona fallecida como Deng Xiaoping? La respuesta es simple para todo el que conozca al sujeto y esté al tanto de la realidad cubana. Castro está aterrado de que los ciudadanos cubanos--con sus talentos, esfuerzo personal y una economía de mercado--puedan autoalimentarse, desarrollar económicamente a su país y liberarse de la tutela del estado todopoderoso. Y peor aún, para Castro, cualquier éxito del pueblo cubano pondría de manifiesto la incapacidad de su régimen para crear una sociedad próspera y feliz en el curso de su mandato absoluto de más de cinco décadas. Su mediocridad administrativa y su liderazgo ineficaz serían manifiestamente evidentes ante la historia de la nación y de la humanidad. Raúl fue quizás en busca de fórmulas que le permitan iniciar un débil proceso de reformas que le alejen de las fuertes criticas de su pueblo, en especial de instituciones religiosas. Existen, por otra parte, países poderosos interesados en la mano de obra barata y en las leyes débiles el mercado cubano que les permitan sacar cuantiosas ganancias a sus empresas, tal como hacen en los países comunistas de China y Vietnam. Otra de las consideraciones de Raúl Castro y sus acólitos de la cúpula militar y del Partido Comunista es que este proceso de reforma podría facilitar la permanencia de su régimen dictatorial mas allá de sus muertes. Pero si estas fueron sus motivaciones podrían llevarse una gran decepción. El pueblo cubano no está dispuesto a aceptar la fórmula vejaminosa de pan con esclavitud. Siente que ha llegado la hora de pan con libertad. En este sentido, tengamos en cuenta que este mes de julio nos hace evocar grandes ideales y recuerdos de libertad. Un cuatro de julio de 1776 se hizo realidad la grandiosa Revolución Americana que durante 236 años ha iluminado al mundo. Al otro lado del Atlántico, la toma de la Bastilla, en la Francia de1789 promovió los ideales de libertad, igualdad y fraternidad. Y al sur de nuestra atormentada isla, la independencia de los pueblos latinoamericanos, siglo XVIII, fue inspirada en las epopeyas de Francia y los Estados Unidos. Cuba no se quedo atrás en este amor al más sublime ideal político, la libertad. Nosotros también tuvimos nuestro cuatro de Julio, pero de 1851. La Revolución Cubana, inspirada en la del Norte dio inicio en Puerto Príncipe, actual Camagüey, donde cubanos dignísimos dejaron su impronta para el futuro de una Cuba libre. Este grito de Joaquín Agüero fue el paradigma de los gritos de independencia de 1868, 1895 y la formación de la Republica cubana, el 20 de mayo de 1902. Sepan nuestros tiranos que sus ideales de libertad están vivos en la conciencia del pueblo cubano. Yo les digo a mis compatriotas que no nos dejemos engañar por las promesas de bienestar futuro del régimen castrista. Durante más de cincuenta años, ellos han estado viviendo rodeados de lujos y riquezas. Mientras tanto, lo único que han repartido al pueblo cubano, en abundancia y con singular descaro, han sido miserias, hambres y violaciones flagrantes de sus derechos humanos. Ha llegado la hora de que este pueblo se libere de una vez y para siempre del servilismo y del temor al gobierno dictatorial de los Castro. Nosotros tenemos ahora la obligación y la oportunidad de gestar nuestra propia Revolución Libertadora. Porque sólo a través de la libertad y del respeto a nuestros derechos humanos inalienables podremos fundar nuestra República libre y soberana bajo la fórmula martiana del amor triunfante: "Con todos y para el bien de todos". Dr. Oscar Elías Biscet Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos Medalla Presidencial de la Libertad lawtonfoundation@lawtonfoundation.com – www.lawtonfoundation.com Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

PARAGUAY DEBE SEGUIR SIENDO UN EJEMPLO DE LIBERTAD

PARAGUAY DEBE SEGUIR SIENDO UN EJEMPLO DE LIBERTAD Dr. Oscar Elías Biscet Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos Medalla Presidencial de la Libertad lawtonfoundation@lawtonfoundation.com – www.lawtonfoundation.com Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet “Leer al enemigo, pone a prueba la solidez de nuestras defensas”. Siempre están en mi mente estas sabias palabras de Isaiah Berlín. Además fue la respuesta que en varias ocasiones di a los reclusos que convivieron conmigo cuando me preguntaban la razón por la cual yo solicitaba el periódico oficialista Granma. En días recientes este periódico comunista ha mostrado el carácter ambivalente de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Primero fue el informe del Comité contra la tortura y después el informe del Relator del Consejo de Derechos Humanos ambos de la ONU. El panel sobre la tortura exigió al régimen de Castro recabar información sobre las cárceles cubanas. También señaló los serios daños a la dignidad humana de esos reclusos, expuestos a tratos crueles, inhumanos y degradantes que muchas veces produjeron la muerte de estos infortunados. Los miembros de este Comité de la ONU exigieron referencias sobre la muerte por inanición de los prisioneros de conciencia Orlando Zapata Tamayo y Wilmar Villar, así como de Juan Wilfredo Soto, asesinado a palos por la policía política del régimen castrista. Por primera ocasión el Comité de la Tortura de la ONU hizo una exposición real de las graves violaciones de los derechos humanos en Cuba y solicita del régimen acceso para comprobar estos datos. Esto fue un duro revés para la política de engaño y desafío de las instituciones de derechos humanos internacionales por parte de los hermanos Castro y sus acólitos. Después de esta irrefutable denuncia en el seno de las Naciones Unidas los jerarcas comunistas pusieron en función todas sus influencias políticas asociada al poder del dinero y lograron que, un mes después, el Relator de Derechos Humanos hiciera público un informe dictaminando que el régimen de la isla era un ejemplo de buenas prácticas en materia de libertad de reunión y asociación pacíficas. Una maniobra descarada que no engaña a nadie. Este último informe manipulado no puede ocultar la gran realidad cubana: que el régimen de Castro es una dictadura totalitaria donde se persigue y encarcela a sus ciudadanos por solo ejercer su libertad de pensamiento. Y no es que nosotros queramos imponer nuestra ideas en este asunto humanitario. Es la propia Constitución Comunista la que le niega estos derechos elementales al pueblo que se supone debía proteger del abuso de sus gobernantes. Al menos esto es lo que hacen las más avanzadas constituciones del mundo. Pero no la nuestra. La nuestra, en su artículo 62, refiere que ninguna de las libertades contenidas en la misma puede ser ejercida en contra de la construcción del comunismo, ni de los fines del Estado socialista. Quien se atreva a contravenir su mandato será castigado de manera ejemplar. Durante el periodo de gravedad y convalecencia de Fidel Castro, su régimen se debilitó políticamente y los miembros moderados de su partido, en respuesta a la presión popular e internacional, aprobaron los pactos internacionales de derechos humanos civiles y políticos y económicos, sociales y culturales de ONU. Sin embargo, Castro desde su convalecencia, refutó intensamente tales medidas, evitando que el nuevo gobierno legalizara estos derechos inalienables. A la vez, tomo medidas drásticas como la depuración de decenas de miembros moderados de su partido comunista. Una vez más, para evitar equívocos y consolidar su régimen, Castro expuso en sus nuevas mini reflexiones de forma implícita que se debía seguir el camino de Erich Honecker, acusado de asesinatos y fiel oponente a la perestroika y glasnost, y rechazar el rumbo de la liberación económica de la China de Deng Xiaoping. Esta postura autocrática ha vuelto más rígido al régimen de la isla y roto toda expectativa de cambio en aquellos que soñaron ilusamente con libertades bajo los hermanos Castro. Este régimen de La Habana, junto a Chávez, las naciones del Alba, Unasur y otros países están empeñados en romper el orden institucional de la hermana Republica del Paraguay. Para ello, se han negado reconocer la voluntad de los paraguayos ejercida a través de sus representantes en el Congreso Nacional. En total concordancia con las cláusulas de su constitución estos legisladores, democráticamente electos, procedieron a destituir al Presidente Fernando Lugo, un funcionario inepto y corrupto que llevaba al país al desastre institucional y económico. La injerencia sobre la soberanía nacional paraguaya ha sido tan profunda que la comparo con el bloqueo de Berlín por los soviéticos. Este pueblo necesita hoy más que nunca la solidaridad de las naciones libres para que puedan mantener sus instituciones democráticas u su independencia nacional. Realmente, es el momento justo para decir como John F. Kennedy ante el pueblo alemán cuando sufría el bloqueo de Berlín: “Ich bin ein Berliner” (Yo soy un Berlinés). Gracias a esta solidaridad en dignidad y en lo económico la resistencia de pueblo alemán fue efectiva, rompiendo el bloqueo comunista y conservando su libertad. Todos estos hechos heroicos conllevaron a la caída del muro de Berlín y del sistema comunista. La democracia representativa y las libertades inalienables debemos de defenderlas siempre y esto es posible con la solidaridad efectiva hacia la Republica del Paraguay. Los países libres deben parafrasear al presidente Kennedy y decir a una sola voz: ¡Yo soy un paraguayo! De hecho, esta solidaridad desenmascara al viejo y oprobioso comunismo, ya sea que se disfrace de jacobinismo o, estalinismo o, castrismo o, socialismo del siglo XXI. Debemos impedir que este vuelva a gobernar bajo su rígida y despótica forma de dictadura del proletariado. Ruego al Dios Bíblico porque Paraguay mantenga su libertad. Dr. Oscar Elías Biscet Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos Medalla Presidencial de la Libertad lawtonfoundation@lawtonfoundation.com – www.lawtonfoundation.com Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

GLORIA A NUESTRA REPUBLICA Y SUS PATRIOTAS

La caída de un sistema social va acompañada siempre de cambios que pueden afectar profundamente el ambiente político, económico y sociocultural de cualquier nación del universo. La Cuba española sufrió al menos tres crisis institucionales importantes que se reflejaron en la vida cotidiana de los ciudadanos de esta hermosa isla. La primera fue la invasión y ocupación de la porción occidental de la isla por los ingleses. Durante un período de un año, la ocupación inglesa trajo consigo un fuerte desarrollo económico y del comercio con la liberación de los obstáculos que la metrópolis española imponía al comercio de sus colonias con otros paises. Otras de sus consecuencias fueron la cesión de la Florida a los ingleses y cambios traumáticos para nuestra patria y sus ciudadanos. La segunda fue la invasión napoleónica a la península ibérica con la toma de Portugal y España. La sustitución del rey despótico y absolutista, Fernando VII. El levantamiento popular español con convocatoria de las cortes de Cádiz y la promulgación de la primera constitución española. Todo esto condujo a la promoción de candidatos cubano-españoles a las cortes. La tercera fue la Revolución de 1868 o La Gloriosa, que resultó en el derrocamiento y exilió de la Reina Cristina. En 1869 se promulgó por las Cortes la segunda Constitución, de perfil liberal. Le siguió un período denominado Sexenio Democrático, caracterizado por ser una monarquía parlamentaria. Esta influyó en los criollos de la isla con el inicio y fracaso de la revolución independentista y la futura instauración de una provincia autónoma española. La Revolución Gloriosa produjo en Cuba el hecho curioso de que la estatua de la Reina Cristina fuera sustituída por la de Cristóbal Colon en la Plazuela de Neptuno; denominada más tarde Parque Central, en la Cuba republicana. La Alameda de Isabel II, La Católica, se construyó por orden del Marques de la Torre en 1774. Andando el tiempo, en 1850 la estatua de Isabel II sustituyó a la de la Fuente de Neptuno en la Plaza de Neptuno. La imagen de la reina niña era de bronce. Siete años después colocaron una estatua de mármol de Carrara de esta reina hecha mujer. En 1863, en esta Plaza de Neptuno fue ubicada la Fuente de la India o de la Habana para luego devolverla a su lugar en la Plaza de la Fraternidad. En 1869, durante La Revolución Gloriosa, fue retirada la estatua de la reina española y enviada a la capilla de la cárcel de la Habana. En el periodo de 1870 a 1875 la estatua de Cristobal Colon fue tomada del Palacio de Gobierno para sustituir a la de la reina. Poco después fue regresada a su lugar de origen. Desde 1875-1899, la imagen de la reina se exhibió en su lugar de origen para ser sustituida por la del prócer José Martí. Eran las 09:00 del 24 de febrero de 1905 cuando se oyeron veintiún disparos salvas de cañonazos y se entono la marcha conocida como Himno Invasor. El acto fue presidido por el primer presidente de Cuba, Don Tomas Estrada Palma. Fue asi como quedó inaugurada la primera estatua al Aposto de la Independencia de Cuba, José Martí. El Generalísimo Máximo Gómez pronunció una breve y patriótica intervención e izó la bandera cubana. También estuvieron presentes en la tribuna Doña Leonor Pérez, madre de Martí; su viuda Carmen Zaya Bazán; el Dr. Carlos J. Finlay; el periodista y patriota Juan Gualberto Gómez y otras personalidades políticas, eclesiásticas, militares y familiares. De hecho, tres años antes se había inaugurado la Republica cubana y, a partir de ese momento, la Plaza de Neptuno ha sido conocida como Parque Central. En este parque fue develada la Estatua de la Libertad, construída de calamina, en agradecimiento al pueblo estadounidense por su apoyo a nuestra guerra de independencia frente a España. Cuba era independiente pero su soberanía se encontraba limitada por la llamada Enmienda Platt. Esta enmienda, impuesta por el gobierno de Washington, fue discutida y aprobada por los delegados a nuestra Constitución de 1901. La opción para estos patriotas era obtener una independencia limitada por la enmieda o arriesgar una independencia que había sido ganada con las sangre de milles de nuestros mejores hombres y mujeres. Con tres votos más a favor que en contra se inclino la balanza por la independencia. Uno de esos votos fue el de Generalísimo Máximo Gómez, que a la pregunta mordaz de un periodista; le contesto, que su voto evitaba involucrar al país en guerras civiles. La historia le dio la razón al consumado patriota y experimentado militar. En su artículo I la Enmienda Platt estipula que su objetivo era impedir que el gobierno de Cuba suscribiera tratado alguno que socavará la independencia de la nación. El artículo II proscribía que se contrajeran deudas impagables. El artículo III estipulaba el derecho del gobierno de los Estados Unidos a intervenir en los asuntos internos de la Isla de Cuba. A pesar de estos privilegios excesivos que se arrogó el triunfador en la guerra hispano americana, los Estados Unidos intervinieron militarmente en nuestra patria en una sola ocasión. La misma tuvo lugar en 1906 y por petición del presidente del Partido Liberal, José Miguel Gómez, quien se encontraba alzado en armas. Acto seguido, el presidente de la Republica Don Tomas Estrada Palma renunció con su gabinete y se consumó la intervención militar y ocupación del país. Finalmente, el 30 de mayo de 1934 la Enmienda Platt fue derogada tanto por la presión popular como por el interés del gobierno estadounidense como parte de su nueva política de acercamiento y de buenas relaciones con América Latina y con Cuba. En realidad, esta independencia política de la Isla condujo a la fundación de la Segunda Republica y a la instauración de la Constitución de 1940, matizada de muchas de las ideas progresistas predominantes en la época. Dos décadas después sufrimos la ocupación del territorio nacional por tropas militares soviética con múltiples bases militares y el establecimientos de misiles nucleares que socavaron la libertad e independencia de la nación cubana. El mandatario Fidel Castro nunca aceptó la constitución de 1940. Gobernó por decreto durante diecisiete años, hasta la instauración del engendro malévolo de la Constitución Comunista. Aunque, de hecho, la Ley de leyes anterior fue parte de su base ideológica para construir su actual régimen comunista. Algunos políticos e intelectuales hacen algunas veces comentarios injustos y fuera de contexto y tiempo sobre nuestra República y sus patriotas. Algunos menosprecian la hermosa obra realizada por aquellos hombres excepcionales y por nuestro pueblo para lograr el nacimiento de nuestra republica independiente. A ellos les decimos que todas las obras de hombres tienen defectos y que, aunque los hubo en nuestra república, las virtudes sobrepasaron con creces a los defectos. Como prueba del estilo democrático y libre de la época nos remitimos a una consulta realizada por la revista El Fígaro. Dicha publicación consultó a ciento cinco personalidades políticas tales como veteranos del Ejercito Libertador, intelectuales, escritores, poetas; para escoger la figura que representaría el espíritu soberano de la nación y construir una estatua que sería colocada en el Parque Central de La Habana. Las encuestas reportaron el siguiente resultado: por José Martí, 16; Carlos M. de Céspedes, 13; Estatua de la Libertad, 8; Luz Caballero, 7; Cristóbal Colon, 5; Cuba Libre, 4; Cacique Hatuey, 2; Feliz Varela, José A. Saco, Ignacio Agramontés, Antonio Maceo y Máximo Gómez, todos con un punto. De la misma manera, esta revista hizo una encuesta popular en que la mayoría se decidió por la efigie de Jose Martí. Nuestra estirpe de cubanos orgullosos de nuestro escudo, nuestra bandera y nuestra historia es sin dudas una garantía de que muy pronto haremos realidad el sueño de nuestros patriotas y fundadores de una Cuba libre, democrática, soberana e independiente. Dr. Oscar Elías Biscet Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos Medalla Presidencial de la Libertad lawtonfoundation@lawtonfoundation.com – www.lawtonfoundation.com Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

viernes, 18 de mayo de 2012

LOS CUBANOS SEREMOS LIBRES CON SOLIDARIDAD O SIN ELLA

Renombrados estadistas y líderes religiosos de diferentes denominaciones y de diversos países se han destacado en las últimas semanas por su falta de solidaridad con la libertad y la democracia del pueblo cubano. Especialmente nuestros mal llamados hermanos latinoamericanos. En ellos ha predominado un fuerte interés económico-comercial por encima de los principios y derechos humanos fundamentales que son universales para todos los pueblos. Quienes hacen causa común con la dictadura castrista le niegan al pueblo cubano las libertades que ellos y sus pueblos disfrutan. Como todos sabemos, nuestra América está integrada por un total de treinta y cinco naciones. Para vergüenza continental, sólo tres de ellas, Canadá, EUA y Costa Rica se opusieron a la participación del régimen castrista en la Cumbre de Cartagena. ¡Qué actitud más bochornosa la de esos mercaderes disfrazados de mandatarios! Tampoco han cumplido su deber de protección al desvalido algunas iglesias dentro de la Isla y en el extranjero que se han aliado a la tiranía. Si no conociera a Pitágoras, me habría estremecido de angustia. Pero sé que su ley de lo semejante, “solamente lo semejante conoce a su semejante”, describe con precisión meridiana a estos mandatarios latinoamericanos y a los líderes religiosos que tratan de apuntalar el edificio carcomido de la dictadura castrista. Para aclarar conceptos y evitar equívocos lamentables pasemos revista a la historia. La dictadura totalitaria de Castro es una copia al carbón de los regímenes despóticos y criminales de Hitler y de Stalin. En su libro "Los orígenes del Totalitarismo", Hannah Arendt demuestra las coincidencia entre los regímenes totalitarios de Hitler y Stalin. Veamos con más claridad sus rasgos principales: En términos generales, estos regímenes son socialistas, antisemitas e imperialistas. Sus particularidades: fusión de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial; existencia de un partido único; la difusión de una ideología hegemónica; la movilización de las masas; el control policial, empleo sistemático del terror; uso de campo de concentración para aislar a la oposición y al adversario. Estas características están presentes en la Cuba de Castro. Hasta nuestros campos de concentración son llamados eufemísticamente campos de trabajo o de reeducación. El mismo nombre con el que los bautizaron los genocidas del régimen hitleriano. Resulta a todas luces inexplicable, inconcebible y repugnante que el régimen de La Habana cuente con el apoyo de gobernantes demócratas y líderes religiosos que están al tanto de nuestra pesadilla nacional. Ante estos hechos le doy la razón a Daniel Defoe cuando dijo: “La naturaleza ha dejado esta impronta en la sangre. Todos los hombres serían tiranos si pudieran serlo”. Gracias a Dios que todavía existen la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otras instituciones regionales que denuncian los abusos de las dictaduras y velan por las libertades y los derechos humanos fundamentales. En tal sentido, el mundo está consciente de que la política de terror de estado de Castro ha incurrido en crímenes de lesa humanidad, genocidio y crímenes de guerra que aún tienen que ser esclarecidos. Hay violaciones sistemáticas y flagrantes de los derechos humanos del pueblo cubano. Los asesinatos extrajudiciales por causa políticas son acontecimientos diarios en el sistema de represión del gobierno comunista. Uno de estos asesinatos políticos cumplió su primer aniversario el 8 mayo de 2012; y es el caso del activista humanitario pacífico, Juan Wilfredo Soto. Caso aún no esclarecido por los tribunales de justicia competentes, a pesar de las peticiones formales realizadas por sus amigos y por el pastor Mario Félix Lleonart. Ahora bien, no tengamos duda alguna de que estas condenables represiones del estado policiaco de Castro se acercan a su final. Un pueblo cubano libre podrá entonces poner a trabajar toda esa energía de talentos que nos permitirá disfrutar un día no lejano de una nación próspera y pacífica donde tengan cabida todos sus hijos. Y aquellos que han subestimado nuestra capacidad de trabajo y nuestro orgullo nacional se llevarán una gran sorpresa. Verán como en nuestra Cuba surgen hombres como un Abraham Lincoln quién, de leñador, llegó a ser presidente de la gran nación norteamericana y se jugó su futro político dando la libertad a los esclavos. O una mujer del calibre de Margaret Thatcher quién, de empleada de un pequeño negocio, se convirtió en Primer Ministro de una gran potencia como Gran Bretaña. Y lo mismo podemos decir de Soichiro Honda quién, habiendo nacido en extrema pobreza, creó el imperio automovilístico de la Honda. Tampoco podemos olvidar a hombres como Thomas Monaghan quién, criado en un orfanato, fundó una cadena nacional de pizzas calientes a domicilio en 30 minutos; o a Horatio Alger, un repartidor de periódicos que llegó a influir en la juventud de su país con más de 100 novelas y una de ella con más de veinte millones de ejemplares. Pudiera continuar la lista de las personas de éxitos en una sociedad libre pero sería muy extensa. En una sociedad libre nosotros haríamos lo mismo porque no estamos hechos de ningún material de segunda clase. Digo incluso que haremos mas porque nuestro material es del acero fortalecido por el sufrimiento y el terror de más de medio siglo. Esta es la sociedad por la cual trabajo junto a mis conciudadanos, donde el talento, la honestidad y la perseverancia triunfen sobre el odio, la envidia y la miseria. Pero esto solo será posible en un país donde se respeten los derechos humanos básicos y no solamente se ofrezcan oportunidades económicas o se hagan meras concesiones civiles y políticas. Por esos derechos humanos fundamentales ofrendaron la vida patriotas como Juan Wilfredo Soto y demás mártires de estos últimos cincuenta años que buscaron una patria libre para todos y cada uno de nosotros. Nosotros tenemos la obligación de honrar su memoria y de terminar su obra. ¡Viva Cuba libre!

Las traumáticas palabras de un Cardenal

“Con dos líneas de un escrito de cualquier hombre, se puede procesar al más inocente”. Richeliev. Con ideas siniestras como estas; el conde de Richelieu pudo llegar a ser cardenal, en 1622, y primer ministro de Francia, entre 1624-1642. Los hombres llenos de ambiciones personales y hambrientos de poder, puede ascender en la sociedad sin preocuparse de las normas morales de convivencia y caer en el más profundo cinismo sin afectar su conciencia. Después de tantos siglos, esta frase de Richelieu sigue más vigente que nunca. Pero ahora en las palabras indolentes y destructivas de otro Cardenal, de ciudadanía cubana, residencia en La Habana, Cuba; nombrado: Jaime Ortega Alamino. Y aunque me duela repetir ese comentario desafortunado, es necesario para la comprensión de este artículo. Dijo refiriéndose a las personas que ocuparon pacíficamente la Basílica de la Iglesia de la Caridad de La Habana, que “Ellos eran un grupo […] de antiguos delincuentes…, había toda gente allí sin nivel cultural, algunos con trastornos sicológicos”. Esto lo expuso en un foro, auspiciado por el Centro de Estudio Latinoamericano David Rockefeller, de la Universidad Harvard, en Cambridge, Massachusetts, EUA. Cuando la gran mayoría de los ciudadanos calla ante las injusticias. Estas personas tuvieron la dignidad de levantar sus voces por el pueblo cubano, en reclamos de derechos humanos ele- mentales que son cercenados desde hace más de medio siglo por la tiranía Castro-estalinista. Estas honorables personas me recuerdan a nuestro glorioso Ejército Libertador Mambí. Confor- mados por un pequeño grupo de hombres y mujeres de cultura, y el resto, eran personas humildes que desde su sabiduría popular comprendían perfectamente la necesidad de una Cuba independiente y libre. Para que este Ejército no fuera reconocido por los gobiernos de otros países de su época, la autocracia en el poder administrativo y la jerarquía religiosa católica de la Isla los denigraban llamándolos “mambí”. Termino despectivo que los cubanos supieron revertir para gloria de nuestra nación. Según los clasifica el Cardenal, quizás estas personas no conozcan la obra de a Alejandro Magno. Si es así, entonces mucho menos a Eumenes, uno de sus generales, que describió con sabiduría lo que usted acaba de proferir. “¿Acaso no sabias que las palabras pueden matar más que la espada?” Empero lo más doloroso de esta historia cardenalicia; es el franco desprecio de un príncipe de la iglesia a las propias escrituras del evangelio. Resaltar el pasado negativo de cualquier persona para denigrarlos, es pura maldad. Es estar bien apartado de la bondad del Señor. Jesús Nazareno fue crucificado en el lugar nombrado Gólgota. Otra dos personas fueron crucificadas junto a él, habían cometidos delitos que denigraban al ser humano. Uno de los penados se burló de Jesús, y, él otro, reprendió esa actitud. A este último, por su actitud de arrepentimiento, el hijo de Dios le dijo, que estaría con él en paraíso. A una mujer adultera, una multitud deseaba lapidarla. Vinieron a preguntar sobre la condena a Jesús. Este les dijo que tirará la primera piedra quién este libre de pecado. No fue apedreada la mujer y la turba se marchó; y el Nazareno dio su sentencia: Yo no te condeno, vete y no peques más. Esta es la verdadera misericordia de Dios, amar al prójimo como a ti mismo. Cree usted que estés libres de pecado cuando durante años fuiste cómplice con tu silencio, y ahora aliado público de la tiranía. Quizás no te preocupe las opiniones sinceras de tus contemporáneo; sin embargo, tu desvelo será con las personas honradas y la historia en los años venidero. “… Ministro codicioso y hambriento de poder”; escribió A. Dumas sobre Richeliev, en Los tres mosqueteros. En 1793, la historia tomó venganza con el Cardenal; cuando una multitud pene- tro en la capilla Soborna, profanó su tumba, lo degollaron, echaron su cuerpo en una fosa común y alguien se llevó su cabeza como trofeo. Dios es el dueño de la historia y no puede ser burlado. Por supuestos, no quiero este dramatismo siniestro contra ninguna persona y mucho menos para uno de mis conciudadanos. Mi verdadero anhelo es que la obra de Jesucristo se ponga en práctica para beneficio de todos los cubanos. Que los verdaderos cárdeles del pueblo cubano: Boza Masvidal, Pérez Cerantes y Agustín Román sean paradigma imperecedero para la obra de Dios en nuestra nación. Entonces podré regocijarme en las palabras del poeta bíblico: “La senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto”.

miércoles, 25 de abril de 2012

EL PAPEL DE LOS INTELECTUALES EN LA LIBERTAD

“Una lengua es una lógica. Se escribe bien, cuando se expresa una idea o una sensación con la palabra justa. Todo lo demás no es mas que pompones y faralaes”. Esta frase escrita en la novela experimental de Emile Zola. Pero lo que en realidad cambió su vida y su obra fue su carta Yo Acuso, celebre alegato que publicó en la primera plana del diario francés  L’Aurore, el 13de enero de 1899. Este manifiesto de condena por la injusta sanción en un juicio plagado de excentricidades y parcializado al capitán Alfred Dreyfus; un judío-alsaciano, miembro del Estado Mayor del Ejercito Francés. Dreyfus sirvió como chivo expiatorio, acusado de alta traición y condenado a cadena perpetua en la Isla del Diablo, en la Guayana Francesa. El caso Dreyfus puso al descubierto el fiero clericalismo y antisemitismo en la cúpula de poderes de la sociedad francesa de fines de siglo XIX y principios del XX. Del mismo modo definió por primera vez en el mundo el concepto de intelectual. Este término designaba el conjunto de personajes de la ciencia, el arte y la cultura que apoyaban la inocencia  y la liberación de Dreyfus. Adentrándonos en la semántica definitoria de intelectual, se dice, de la persona que realiza actividades en que predomina el empleo de la inteligencia y expone sus meditaciones críticas de la realidad. Las personas dedicadas a la actividad de pensamiento lideran, influyen y pueden cambiar conductas y patrones en la sociedad, incluso a la misma sociedad. Esta repercusión pública incrementa el valor prestigioso de esta categoría social. Los derechos de estos creadores y de toda persona en general están garantizados en la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH); que es el fundamento de una sociedad libre. Por consiguiente, la libertad intelectual es parte inquebrantable de libertad. Y como expresa, el artículo 19 de la DUDH: cualquier pensamiento, idea u opinión es para ser manifestado y disfrutado sin limitaciones externas. El régimen castro-estalinista es una sociedad muy distante a la francesa de los siglos XIX y XX. Sin embargo, los graves problemas sociales de antisemitismo, juicios parcializados y politizados, y los prisioneros de conciencia se observan frecuentemente en la Cuba Castrista. La categoría de intelectual ha sido mutilada para aquellos creadores de pensamiento libre y sobre todos los contestatarios. Sus obras han sido condenadas al ostracismo y para muchos de estos intelectuales, el exilio ha sido su hogar. Algunos paradigmas de estas parafernalias son: el poeta, Gastón Baquero; el escritor, Cabrera Infante; la poetisa y escritora, Zoe Valdés; el poeta y periodista Raúl Rivero y otros igualmente merecedores pero que harían interminable esta lista. En La Unión Soviética de Stalin se consideraba a los intelectuales que apoyaban al régimen como tontos útiles. Y esa es la sentencia verdadera que promueve Castro en su dictadura del proletariado, denigrándolos como voceros incondicionales de su autocracia. Aunque salvando la distancia en tiempo y creación representan el espíritu de profunda sumisión y apáticos a la libertad de Aristóteles y Virgilio. En general, los intelectuales y sus obras ejercen una influencia importante en las letras y la sociedad; pero no siempre ocurre así. Algunos como Sócrates, sus diálogos se conocen a través de Platón; Antístenes,  fundador de la escuela cínica; Diógenes de Sinope, alumno más brillante de la escuela cínica, llevo al extremo el desprecio por la riquezas, vivió en un tonel; Jesús el Nazareno, un extremista del amor, la verdad, la justicia y la libertad. Ninguno dejo nada escrito de su autoría pero con su elocuencia y su integridad cambiaron profundamente al mundo. En este mundo contemporáneo existen las facilidades para exponer públicamente las ideas tanto orales como escritas; gracias a que los medios masivos de comunicaciones se han hecho más  asequibles para el ciudadano común. Todo ello,  asociado a la hiperproducción, venta y abaratamiento de los precios de las computadora, la telefonía y el cada vez más creciente respeto a los derechos humanos básicos.  En la Cuba tiránica existen violaciones flagrantes y sistemáticas de las libertades fundamentales: la libertad de expresión, de palabra, de prensa y de asociación, etc. La represión política va en incremento, las detenciones, encarcelamientos, golpizas y torturas son los instrumentos idóneos utilizados por el gobierno para impedir la conquista de la libertad por parte del pueblo cubano. No obstante, los cubanos utilizan todas las vías posibles para hacer llegar su mansaje de libertad y denunciar a los organismos internacionales las violaciones de los derechos humanos. Los teléfonos, las computadoras y las cámaras fotográficas, la televisión satelital son los instrumentos más odiados por la policía política castrista. Los Facebooks, las páginas webs, los blogs y los twitters, son  espacios  ideales para expresar las ideas disidentes y las denuncias al régimen a pesar del exceso de control por el estado policiaco. Estos instrumentos y medios en poder  de la intelectualidad y, sobre todo, de las personas comunes en nuestra Isla han perforado los muros de la desinformación impuestos por el aparato represivo de la tiranía. Asimismo, se ha manifestado el espíritu independiente con un impacto crítico en la sociedad. Cualquier frase lapidaria puede conmover el pensamiento y las actitudes de los ciudadanos y desembocar un nuevo enfoque en la sociedad. Por esto, termino este artículo con una frase de Zola, en su carta abierta, Yo Acuso; que muy bien puedo divulgar como Tweet: “Mi deber es hablar, no quiero ser cómplice”.    Dr. Oscar Elías Biscet Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos Medalla Presidencial de la Libertad

miércoles, 11 de abril de 2012

LOS CUBANOS Y LA LIBERTAD

Pienso frecuentemente en varias personalidades por su rol en la historia de la humanidad; estas son: Isabel Alejandra María II del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de otros reinos y territorios, y Gobernadora Suprema de la Iglesia de Inglaterra; el papa Benedicto XVI, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano y Vicario de Roma; y el Dalai Lama, símbolo espiritual y dirigente del Gobierno Tibetano en el Exilio.
Estas celebridades históricas tienen en común su liderazgo a nivel mundial y estar vinculadas a la esperanza y dignidad de sus fieles. Del mismo modo son líderes espirituales y políticos con una impronta fundamental para sus pueblos.
Otras de las ideas que a veces considero es que los seguidores de estas distinguidas personas son reflejos de sus líderes y en la mayoría de los casos se comportan así.
Sin embargo, en los sucesos del 15 de marzo en que varios disidentes ocuparon templos católicos en el país, en especial los 13 opositores que se personaron en la Basílica de la Iglesia de la Caridad de La Habana, la conducta de quienes representan a Benedicto XVI no estuvo a la altura de sus responsabilidades. Estos cubanos dignos pedían que el Papa en sus homilías para los cubanos resaltará la necesidad de cambios donde se respeten la dignidad y los derechos humanos fundamentales de nuestro sufrido pueblo.
Sorprendente fue la actitud de los dirigentes de la iglesia al ordenar la expulsión por la fuerzas de esos fieles seguidores del catolicismo y promotores del humanismo en Cuba. Asimismo de denostado fueron las dos publicaciones que hicieron en la prensa oficial del gobierno.
Pero lo más triste fue que personas llamadas progresistas y/o disi- dentes aprobarán la censura de estos acontecimientos únicos en la nación desde hace más de treinta años. Sus palabras no solo hirieron el corazón de estos amantes de libertad sino también a la historia.
Afirmar que este hecho fue inoportuno, irresponsable e invasivo es una contradicción de la realidad. Es un apoyo irreverente al igual que exponer que esta fue una acción extremista en el lado negativo de la vida.
Mas a pesar de esta triste situación me regocijó porque la acción de los ocupantes no es condenable al menos por la palabra del Dios de la biblia, la historia de la humanidad y el compendio de la ciencia de la desobediencia civil masiva no violenta de Gene Sharp.
Veamos que nos dice la historia.
También Martin Luther King sintió el peso doloroso de las críticas destructivas y en su Carta desde la cárcel de Birmingham se expresó así: “¿Acaso no fue Jesús un extremista del amor?: Amar a vuestros enemigos; perdonad a los que los vejan; haced el bien a los que os odian y rezad por los que abusan maliciosamente de vosotros y os persiguen. Y Pablo, un extremista del evangelio cristiano: Llevo en mi cuerpo las señales de nuestro Señor Jesucristo. Y Martin Lutero, un extremista: A lo dicho me atengo; no puedo obrar de otra manera: que Dios venga en mi ayuda. Y Jon Buyan: Permanecería en la cárcel hasta el fin al de mis días antes que asesinar mi conciencia. Y Abram Lincoln: Esta nación no puede sobrevivir esclava a medias y libre a medias. Y Tomas Jefferson: Para nosotros hay verdades evidente de suyo, y una de ellas es que todos los hombres fueron creados iguales […]”.
En la historia de Cuba, de la misma manera, tenemos esas grandes personas que derramaron su amor hasta el extremo. Hatuey: lo invitaron arrepentirse de su lucha por la libertad o la hoguera, y le ofrecieron la vida en cielo, y pregunto: y ustedes estarán allí; le contestaron que sí, y les dijo: entonces yo no quiero estar. Narciso López y más de cincuenta de sus compañeros en su lucha contra el imperio español instalaron la bandera cubana en la toma de Matanzas. Y Carlos Manuel Céspedes en su amor por la independencia dejo todos sus bienes y privilegio y dio el grito de libertad y patria. Y los bayameses antes de volver a la esclavitud prefirieron quemar su ciudad. Y Antonio Maceo, ante la paz sin independencia, hizo la Protesta de Baragua. Y nuestro apóstol José Martí, cuando dijo; sobre el yugo pondré la estrella que ilumina y mata. Y Tomas Estrada Palma, en el momento de juzgar al militar que mató a su madre expuso: “La memoria de mi madre es demasiada sagrada para que yo la manche con un sentimiento de venganza”. Y los jóvenes fusilados por el gobierno castro-estalinista que antes de morir gritaron viva Cristo Rey. Y Orlando Zapata Tamayo que se negó a comer hasta la muerte para que se respetaran los derechos humanos. Y Juan Wilfredo Soto que no sobrevivió a la paliza de la policía política cuando reclamaba libertad de expresión. Y Wilman Villar, murió de inanición por las libertades básicas. Y Laura Pollan, nunca sus pies ni su espíritu se cansaron exigiendo la libertad de su patria.
Y King nos sigue diciendo en su carta: “Así que el problema no estriba en saber si hemos de ser extremistas, sino en la clase de extremista que seremos. ¿Llevaremos nuestros extremos hacia el odio o hacia el amor? ¿Pondremos el extremismo al servicio de la conservación de la injusticia o de la difusión de la justicia? En la dramática escena de la Gólgota fueron crucificados tres hombres. Nunca hemos de olvidar que los tres fueron crucificado por el mismo delito: el delito del extremismo. Dos de ellos eran extremistas de la inmoralidad, y por eso cayeron más bajos que el mundo que les rodeaba. El otro, Jesucristo, era un extremista del amor, de la verdad y de la bondad, y por eso se elevo por encima del mundo que le rodeaba. Bien podría ser que el Sur, la nación y el mundo necesitan muchísimo de extremistas creadores”.
Y bien, estos jóvenes fueron a la búsqueda del bien para su patria y su fin fue el amor, no podremos decir como Maquiavelo: “El fin justifica los medios”; pero si como lo exponen los cristianos, “el fin no justifica los medios”.
Pienso que su fin es amor y sus medios el amor; además vivimos bajo una dictadura totalitaria estalinistas sin ningún espacio libre para llorar nuestras penas y gritar hasta el infinito por el dolor que nos acoge en esta sociedad llena de miedo. Por todo esto no podemos reprobar esta acción de valientes y amorosos; porque estos llevan en su alma el anhelo intenso de libertad para su pueblo.
Estas personas en su protesta no han violado ninguna ley justa y sí, leyes injustas que prohíben los reclamos de los derechos humanos fundamentales para el pueblo cubano. Y no me alarmo por esta violación; porque el mismo San Agustín de Hipona nos dejo el legado que “una ley injusta no es tal ley” o Santo Tomas de Aquino: “Una ley injusta es una ley humana que no tiene su origen en la ley eterna y en el derecho natural. Toda norma que enaltece la personalidad humana es justa; toda norma que degrada la personalidad humana es injusta”.
La ciencia de la desobediencia civil masiva no violenta expuesta en el libro de La Democracia a la Dictadura de G. Sharp, recomienda estos métodos de intervención no violentos: entrar y sentarse; entrar y quedarse de pie; meterse a tropel; incursión no violenta; Invasión no violenta; ocupación no violenta; huelga de quedarse en el sitio; desobediencia civil de las leyes neutrales.
Todos estos eclesiásticos y demás personas de críticas no creativas llevan la censura del papa Benedicto XVI. Porque la del pueblo cubano y la del Dios Bíblico están segura.
Ruego a este Dios salvador y misericordioso que en las intervenciones de Benedicto XVI, mire el rostro y el alma de sufrimiento del pueblo cubano para que pueda evocar al profeta Isaías:
El espíritu de Jehová el Señor esta sobre mi, porque me ungió jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los preso aperturas de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad del Señor. No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos.




Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
Medalla Presidencial de la Libertad

QUIENES MANIPULAN LA HISTORIA NO ENGAÑAN A NADIE

Su falso estado de tranquilidad se transfiguró rápidamente. No pudo soportar el cuestionamiento de su política de estado. No le importó en lo más mínimo que la resolución hubiera sido apoyada por veinte Jefes de Estado o de Gobierno. Pensó que encolerizarse y proferir improperios contra el presidente de una nación frenaría la resolución de condena al terrorismo del grupo ETA.

Estos hechos insólitos tuvieron lugar durante la X Cumbre Iberoamericana, en Panamá, en el año 2000. Como protagonista irascible y soez el mandatario Fidel Castro. La víctima de su injustificada violencia verbal, el presidente salvadoreño Francisco Flores. Este último, haciendo despliegue de sus principios cristianos, siguió el consejo del Rey Salomón : "Responde al necio como merece su necedad para que no se estime sabio en su propia opinión”.

Todo el profundo conocimiento adquirido por Flores en los centros universitarios de Oxford y en la estadounidense Harvard, más el dominio filosófico del pensamiento hinduista, le sirvieron para mantener una profundad ecuanimidad y responder sabiamente a este despreciable dictador que se comportaba como un energúmeno.

En numerosas ocasiones anteriores Castro había utilizado un lenguaje despótico en sus intercambios diplomáticos, así como violado las normas civilizadas de conducta y de protocolo en sus relaciones con otros jefes de estados. El más notorio cuando dio a la publicidad una conversación privada telefónica con el presidente de México, Vicente Fox. Su actitud traicionera fue vengarse del Presidente mexicano quién le pidió que no creara una situación embarazosa con el entonces Presidente Bush durante la conferencia de Monterrey, en abril de 2002.

Cuando algunos piensan que estas son las características propias del temperamento de este dictador caribeño no están lejos de la realidad. Ahora bien, los más trágico es que no se trata solo de su carácter sino de su habilidad para haber imprimido la misma naturaleza de intolerancia al sistema totalitario que ha dirigido por más de medio siglo.

En un asunto relacionado, el 16 de febrero del año en curso tuve el honor de testificar en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representante, en el Subcomité de África, Salud General y Derechos Humanos. Uno de los aspectos que expuse fue mi apoyo a la independencia del pueblo kosovar. Y reclamé la misma solidaridad con el pueblo cubano en su lucha por la libertad y la democracia.

Este sincero y digno anhelo, más las fuertes críticas a la dictadura castro-estalinista que oprime a mi país, desencadenó en los fieles voceros del régimen una serie de comentarios falsos que distorsionaron no solo mis declaraciones sino hasta la misma la historia universal.

Revisemos mis palabras con la misma exactitud en que fueron expuestas en aquel momento:

“Mañana celebraremos con orgullo el cuarto aniversario de la independencia de Kosovo. Hace cinco años ustedes los americanos le prometieron a los albanokosovares su decidido apoyo a la independencia. Lo hicieron con tanta firmeza, honor y amor que sumaron a muchos países en esta justa causa y triunfaron”.

“Este es el apoyo que yo pido de ustedes para que mi pueblo sea libre y soberano”.

Los alabarderos del régimen tiránico han estado repitiendo que pedí al Congreso estadounidense una intervención militar en Cuba al estilo de Kosovo, o un bombardeo a mi patria como el de la OTAN a Serbia. Para reforzar esa idea llegaron al extremo de tildarme de enfermo mental como lo hizo su Fuhrer Fidel Castro en 1999.

Aunque carecen de fundamentos todas estas palabras son dichas para confundir y ahogar las esperanzas de libertad del pueblo cubano que vive bajo la constante mentira y la desinformación premeditada del gobierno castrista. Estos loros mal pagados deben saber que la historia no se puede torcer para beneficiar los caprichos de los déspotas porque dejaría ser ella misma sin sus fundamentos científicos. Veamos.

En la historiografía descrita aquí sobre Kosovo existen dos momentos independientes uno del otro. El primero relacionado con la Guerra de Kosovo, en 1999; y el otro con su Declaración de Independencia, en el 2008.

GUERRA DE KOSOVO, EN 1999.

Slobodan Milosevic fue presidente de la Republica Federal de Yugoslavia, formada por Serbia, incluido Kosovo, y Montenegro, de 1997-2000. Era comunista y basó su poder en la exaltación del nacionalismo Serbio. Sus sueños de creación del Gran Imperio Serbio o la Gran Serbia se vieron frustrados al observar la desintegración de su nación.

Por otra parte, la Republica Federal Socialista de Yugoslavia estaba formada por seis Republicas autónomas (Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Serbia) de 1945 a 1992. Milosevic abrogó la autonomía de la Provincia de Kosovo en 1989. El poder central de Serbia comenzó a promover una política de terror y limpieza étnica contra los albanokosovares en 1998.

Con el objeto de poner fin a la carnicería, las Naciones Unidas declararon a Milosevic culpable por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y de genocidio. Tras el fracaso de las negociaciones para solucionar por las vías políticas y diplomáticas este conflicto, la OTAN y otros países intervinieron militarmente en Yugoslavia, entre los meses de marzo y junio de 1999.

La resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU que dio luz verde para frenar los crímenes de Milosevic mantenía el statu quo de la provincia de Kosovo en Serbia. Se desplegó una fuerza multinacional para el mantenimiento de la paz en Kosovo (KFOR). Los veintiséis países miembro de la OTAN y otros siete no miembros de este pacto conformaron la KFOR.

Como resultado de esta iniciativa, Milosevic fue entregado por el gobierno de su país al Tribunal Internacional de la Haya, por los crímenes imputados en los conflictos de Kosovo, Croacia (1991-1992) y de Bosnia (1992-1995). El proceso comenzó en febrero de 2002; pero no se pudo concluir por su muerte repentina el 11 de marzo de 2006.

Este carnicero de los albaneses y discípulo Hitler, escapó de la sanción de los tribunales humanos; pero no de la condena de la historia y mucho menos de la justicia de Dios.

DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DE KOSOVO.

En este período reinaba la paz sobre este territorio. El Parlamento de Kosovo proclamó la independencia de forma unilateral 17 de febrero de 2008; y formó la República Democrática de Kosovo. Según Hashin Thaci, primer ministro, la república se caracteriza por ser “democrática, multiétnica y no discriminatoria” y señaló: “el respecto a las minorías y de los derechos del hombre y los ciudadanos bajo la convención europea de derechos humanos”.

En el 2007 el presidente George Bush fue recibido por el pueblo albanes, en Fushe Kruje cerca de Tirana. Allí prometió la independencia de Kosovo y la entrada a la OTAN de Albania. Ambas son realidades hoy. Los albaneses lo recibieron con tanto amor y alegría que el tirano en jefe de Cuba se molestó con este hermoso hecho. La propuesta de independencia de Kosovo promovida por Bush, fue apoyada por 69 países de los 192 que conforman las Naciones Unidas. Y hasta el 10 de febrero de 2012 la apoyaban 88 países.

Se produjeron, sin embargo, situaciones contradictorias como el hecho de que países que participaron en la campaña militar tales como España, Eslovaquia y Grecia, no reconocieron más tarde la soberanía de Kosovo. Otro suceso inexplicable fue que la independencia declarada por los albanokosovares en 1990 fue reconocida solamente por sus hermanos étnicos los albaneses. Este es un pueblo de confesión religiosa de mayoría musulmana y considero a Bush, un verdadero héroe y le erigió una estatua en Fushe Kruje, en el 2011.

En otro de esos extraños acontecimientos de la historia, los EUA apoyaron la independencia de Albania en 1912, en contraposición de las potencias depredadoras europeas que hicieron todo lo posible por borrar del mapa europeo a los albaneses.

Asimismo la Corte Internacional de Justicia de La Haya manifestó que la declaración de independencia de Kosovo no violaba el derecho internacional, ni tampoco la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Serbia con un nuevo enfoque político aunque no ha reconocido a Kosovo, ha expuesto que fue un proceso legal. Ambas naciones están interesadas en pertenecer a la Unión Europea. Rusia, China, Irán, Cuba y otros pocos se niegan a reconocer esta independencia.

La dictadura castro-estalinista ha estado relacionada con muchos eventos malévolos de la humanidad como esta negativa de reconocer la independencia y soberanía del pueblo albanokosovar, uno de los más antiguos del continente europeo.

Sin embargo los voceros del régimen autocrático de La Habana nunca han cuestionado por qué F. Castro le había entregado la más alta distinción del Consejo de Estado, la Orden José Martí, a los tristemente celebres personajes despreciados por sus pueblos como a Nicolás Ceausescu, Eric Honecker, Robert Mugabe y Muammar Gadafi.

Mi pensamiento relacionado con la libertad y la democracia para Cuba ha sido expuesto con absoluta claridad en mis escritos y declaraciones. Como fervoroso discípulo de Gandhi digo: “Debemos ser la expresión de nuestras proposiciones”. Este es el verdadero sentido de mi vida y la razón principal para mantenerme firme en la lucha por la libertad de mi patria y por los derechos humanos en el mundo.

Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
Medalla Presidencial de la Libertad

miércoles, 25 de enero de 2012

LOS ÉXODOS CUBANOS SÍMBOLO DEL FRACASO DE LA DICTADURA CASTRO-COMUNISTA

El imperialismo soviético invadió impunemente a la nación Afgana en 1979. Este hecho dio inicio a una fuga masiva de ciudadanos a países vecinos como Pakistán e Irán. Después de una década había más de seis millones de refugiados en estos países y se instauró un record mundial en esta categoría.



Lo mismo ocurrió con las guerras de limpiezas étnicas en los Balcanes, antigua Yugoslavia, promovida por Slobodan Milosevic durante la décadas de los noventas. Esta provocó una masiva fuga de la población. Cuatro millones escaparon de sus hogares, entre los cuales se encontraban dos millones de albanokosovares.



En esa misma época, a causa de las masacres masivas del gobierno ruandés, se refugiaron dos millones de hutus en la ciudad de Kibumba, al este de la República Democrática del Congo.



En el archipiélago caribeño de Cuba, gobernado por el régimen tiránico de los Castro, su población ha huido masivamente para escapar de las persecuciones políticas y religiosas, así como para mejorar sus condiciones de vida ante el fracaso económico del régimen.



Estos actos trascendentales se manifestaron así:



1959-1962 se refugian en Estados Unidos más de 270 mil personas.



1962-1965 huyen decenas de miles de personas. Más de 14 mil niños son enviados a los EUA en la Operación Peter Pan.



1965 primer éxodo por el puerto de Camarioca, Matanzas. Más de 300 mil ciudadanos cubanos huyeron del país.



1980 segundo éxodo por la bahía del Mariel, La Habana. Más de 120 mil personas escaparon a los EUA, otras decenas de miles viajaron al Perú.



1994 tercer éxodo, mas de 30 mil personas se refugiaron en la Base de Guantánamo. 10 mil fueron enviados a Panamá.



1994-2011 varios miles de cubanos siguen escapando por vía marítima a Centroamérica para después pasar a los EUA. Otras personas desertan en otros países de las misiones de trabajo o deportivas enviados por gobiernos de la Isla.



Algunos aspectos interesantes de estos actos de desesperación los podemos constatar con el éxodo de Mariel. Años antes el gobierno castrista había impuesto el terror de estado y después de tener amedrentada a la población impuso la Constitución de 1976, la cual afirman las autoridades que fue aprobada por el 97,7% del 98% que emitió el voto. Pero la prueba de la farsa electoral fue demostrada por el hecho de que cuatro años mas tarde huyeron del país más 120 mil personas en unos pocos meses.



Otros aspectos que llaman la atención es que estos caudillos militares del gobierno se auto catalogan como liberadores de la población de la raza negra y que esta raza era muy discriminada, que le echaban los perros y que todos eran muy pobre en los EUA. Sin embargo en el éxodo del Mariel la gran mayoría de las personas eran de la raza negra o mestiza.



Fidel Castro se enfureció al conocer de este hecho y dio la orden de sacar de prisión a todos los delincuentes de la raza negra y expulsarlo del país con el objetivo de que los cubanos del exilio y el pueblo americano odiaran a los cubanos negros.



De la misma manera las autoridades de los Estados Unidos no aprovecharon la experiencia del gobierno de Hungría en la crisis política de 1989. Hungría abrió sus fronteras para que los ciudadanos alemanes orientales llegaran a Austria y de ahí a Alemania Federal.



Las autoridades estadounidenses debieron de haber dado refugio en la Base Naval de Guantánamo a uno o dos millones de cubanos desafectos al régimen. Esta medida habría dado como resultado la caída de la tiranía de Castro tal como sucedió en la Alemania Comunista de Honecker.



Estoy seguro que con la cifra multimillonaria que habría costado mantener a estos refugiados ninguna de las potencias militares y económicas se habría opuesto a solucionar el problema de los refugiados tal como ocurrió en la otrora Alemania Oriental.



En el colmo del cinismo, el régimen de Castro ya no utiliza improperios y epítetos negativos para referirse a los cubanos del exilio. Ahora los utiliza para financiar su desastre económico y prolongar la tiranía. Los clasifica ahora como emigrantes económicos y los convierte en ciudadanos privilegiados o de primer orden junto a los extranjeros y a la cúpula gobernante. Mientras tanto, la mayoría de quienes quedamos atrás seguimos siendo ciudadanos de tercera categoría en nuestra propia patria.



Los más de dos millones de cubanos que viven fuera de Cuba y los centenares de miles que desean marcharse del país constituyen una prueba fehaciente del fracaso político-económico de la dictadura comunista cubana.



Los jerarcas cubanos profieren a gritos reformas que en nada beneficiarían al pueblo de Cuba porque lo que proponen es más comunismo y más poder absoluto para sí mismos. Algunas instituciones del país piden cambios que beneficien a la ciudadanía pero no son capaces de especificarlos.



Yo se las diré en forma directa y con pocas palabras. Los cubanos necesitamos con urgencia:



Cambios que restauren nuestra dignidad de hombres libres por medio del respeto a nuestros derechos humanos.

Cambios donde se reconozca nuestro derecho a ser propietarios.

Cambios donde se respeten las reglas de una economía de mercado.

Cambios donde se sustituya a una tiranía obsoleta de más de medio siglo con elecciones libres que conduzcan a una democracia y un estado de derecho donde cada ciudadano sea dueño de su destino.

Esa es la única fórmula que será capaz de traer consigo paz y prosperidad para todos los hijos de Cuba.

Dr. Oscar Elias Biscet

miércoles, 11 de enero de 2012

LA DICTADURA CASTRISTA NO PODRÁ MATAR LAS ESPERANZAS DEL PUEBLO CUBANO.

En esa noche especial caminaban agrupadas y aprisa más de dos docenas de persona. Algunos jóvenes y unos pocos ancianos. Pero si muchos niños que eran requeridos por los adultos por sus alegrías infantiles que despertaban las miradas inquisitivas de los transeúntes y vecinos durante su deambular de esperanza.

Eran las 11: 50 pm del último día del año viejo, y para que se cumplieran sus deseos de viajar al exterior debían regresar antes de finalizar el año. Entre las alegrías, los sueños pendientes, las preocupaciones de ser vistos y las perspectivas de encontrar un futuro mejor, todos iban asidos a la pesada maleta o a su compañero de viaje durante el recorrido por las callejuelas de la manzana de su entorno. Concluyeron este paseo nocturno lleno de ilusiones con la esperanza de que en un futuro mediato, pudieran tener la suerte de escapar de la Isla del Infierno como ellos le llaman a la Cuba comunista.

Este apelativo dantesco no es una exageración cuando consideramos las condiciones paupérrimas en que viven estos jóvenes en nuestra infortunada isla. Porque los Castro, en su apetito desmedido por aferrarse al poder, han implantado el terror de estado, cercenado las libertades del pueblo cubano e instaurado una dictadura totalitaria tipo bolchevique.Estos bolcheviques caribeños han tenido la malévola habilidad de imponer el miedo y esculpir en la mente de cada cubano la dura, oscura y fatídica frase de Dante: “Abandonad toda esperanza”. El gobierno castrista, a través de su policía política, Departamento de la Seguridad del Estado, ha utilizados todos los métodos científicos para la implementación de su política de terror; con inclusión de la rumorología y sus sacerdotes hechiceros que han prejuiciados a la gente.

Frases como “Una sola golondrina no compone verano”; o “Un solo palo no hace monte”; o “Esto no hay quien lo arregle pero tampoco quien lo tumbe” son de uso diario por la vox populi para evadir las responsabilidades cívicas en la sociedad y poner fin a la dictadura.



Estas frases no solo matan las esperanzas sino que son promovidas para aniquilar la parte humana y divina de cada cubano y anquilosarlos bajo el sistema castro-comunista. Además, toda falta de esperanza atenta contra la Supra-conciencia, con la que han sido dotados únicamente los seres humanos. La esperanza es una de las tres virtudes teologales cristianas junto a la fe y el amor.

El Dios Bíblico es un Dios de amor que llena de esperanza a quien lo sigue. Este Dios reprocha la esclavitud, la servidumbre, las dictaduras porque él es libertad magnánima e hizo al hombre y la mujer a su semejanza. Por esto en el libro de Isaías, capítulo 10, versículo 1. Él dice: “¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía…!”



El pueblo cubano debe rechazar estas indignas frases y cuando se las digan, entonces refutarlas con estas respuestas:



—Cuando los marinos antiguos hacían un largo viaje a través del mar, pensaban que estaban perdido; pero si observaban una golondrina en el cielo, reían de alegría y se llenaban de esperanza porque sabían que la tierra estaba cerca.

Si su barco naufraga en alta mar y usted está a la deriva, y encuentra un palo, agárrese de él que salvará su vida.



—Es verdad que esto no hay quien lo arregle, ni Raúl Castro con su falsas promesas. El comunismo hace mucho tiempo que murió en la Unión Soviética y sus satélites europeos. También en Cuba hace mucho que feneció. A tal punto, que ya ni los hermanos Castro hablan de salvar el comunismo. Este yace al lado de su tumba. Lo necesario y perentorio es tomar las palas de la dignidad y darle sepultura a ese cadáver putrefacto.

Esto solo será posible cuando una multitud de cubanos honrados planifiquen, organicen y ejecuten el desafío político masivo no violento. Y, al mismo tiempo, sus líderes enseñen, vigilen, cuiden y guíen a sus activistas no violentos para desencadenar la batalla decisiva que ponga fin de una vez por todas a la ya tambaleante dictadura. Ahora no me digas que se justificarán planteando que no existen personas con ideas de liberar, conquistar los derechos humanos e instituir la democracia en Cuba.

Para su conocimiento busque aquellos patriotas que promueven el proyecto “Principios para una Nueva Nación” que tienen los objetivos descrito anteriormente que aseguran la desintegración de la dictadura a través de la lucha cívica no violenta.



Todos los seres humanos poseemos el libre albedrío. Esta fuerza natural, en asociación con la esperanza, puede hacer cambiar definitivamente nuestras vidas y construir un mejor país. Recordemos cuando el pueblo de Israel fue perseguido en forma despiadada por el Imperio egipcio a través del desierto para destruirlo. El Dios Bíblico los protegió y les dio la victoria. Ese Dios bíblico también nos ama y está listo a acudir en ayuda del pueblo cubano.

Hubo un momento crítico y de desconfianza de Israel: cuando el Faraón y su ejército tenían asediado a los israelitas con la espalda hacia el mar. Los hebreo dudaron de las promesa de Dios, se lamentaron y protestaron, mandaron a su guía Moisés a orar al Señor por su salvación. Entonces Dios le dijo: ¿Por qué clamas a mí? Marchen adelante.



Lo increíblemente cierto es que el mar estaba frente al pueblo, y estos no entendían las palabras referidas por Moisés, de marchar adelante. Hubo temor ante tal decisión pero también confianza y esperanza en Dios. Cuando comenzaron a moverse, entonces el mar se abrió, dejando un camino seco como vía de salvación.

Este pasaje histórico del pueblo judío debe servirnos de inspiración y colmarnos de esperanzas a todos los cubanos. Porque aún en los momentos más críticos y oscuros debemos mantener la fe y la esperanza en la victoria definitiva al amparo de un Dios que nos ama. Ese es el camino para mantener la lucha por conquistar la anhelada libertad de nuestra patria. Porque, no tengamos la menor duda de que el Dios de los Ejércitos es nuestro líder en esta batalla que ya se acerca a su momento culminante. Por eso, les deseo a todos mis compatriotas un 2012 lleno de salud, felicidad y prosperidad.

por Dr. oscar Elias Biscet Gonzalez

10 de Enero del 2012