miércoles, 5 de diciembre de 2012

LOS JUEGOS OLIMPICOS DE LONDRES

Los juegos olímpicos de Londres cautivaron a la humanidad por sus maravillosas presentaciones, además de su organización y disciplina. Los cubanos en la Isla aunque no pudieron viajar para disfrutar directamente de los juegos por estar prohibido por su gobierno. Este transmitió muchas horas televisivas para hacer olvidar las difíciles realidades vividas por sus ciudadanos y exaltar el nacionalismo castrista. No obstante, se pudo disfrutar del deporte y sobre todo de la hermosa ciudad de Londres. Una de las nuevas realidades del régimen es que sus deportistas ya no tienen que dedicar sus medallas al retirado comandante ni a su general en Jefe. Por supuesto no conocemos si esto es el plan político-ideológico de la nueva cúpula en el poder de la nación. Esta jerarquía castrista, a través de sus comentaristas, trato de restar méritos a deportistas como Michael Phelps. Único en el mundo con 22 medallas en juegos olímpicos. Al mismo tiempo, condenaron al ostracismo a la saltadora de triple, campeona de Turquía, la cubana nacionalizada británica, Yamile Aldama. Por otra parte, alabaron hasta el cansancio a deportistas como Osáin Bolt, quizás para ocultar su rabia chovinista. Probablemente no querían recordar que Jamaica es una pequeña isla, más chiquita que la antigua provincia de Oriente, de Cuba. Jamaica no tuvo que cercenar las libertades fundamentales para destacarse en el deporte como hizo el régimen de los Castro. Aquella antigua aldea fundada por el Imperio romano a orilla del rio Támesis, llamada Londinium, creció a un ritmo acelerado en desarrollo que hoy, después de dos milenios, es uno de los centros financieros más importantes del mundo, y es conocida como Londres. Esta ciudad conserva muy bien su parte histórica, así como su elegante y bello downtown, de modernos y altos edificios. Pero para la mayoría de los ciudadanos cubanos que no pueden viajar por restricciones de las leyes del régimen, violadoras de los pactos internacionales de derechos humanos, pudieron deleitarse a través de televisión de las maravillosas obras arquitectónicas, los espacios naturales y de la cultura, del Gran Londres (ocupa un área de 1.579km2 y una población de más 7.300 000 personas). Dos cosas que llaman la atención inmediata de Londres son su rio Támesis, y su noria de, London Eye. Ambos muy conocidos a nivel mundial. El Támesis es uno de los ríos más limpios de los que corren a través de una gran ciudad, de 340km de largo y sus aguas abastecen a la ciudad; y el London Eye, localizado en el South Bank, al sur del rio Támesis, próximo a la Estación de Waterloo. Esta noria imita una gigantesca rueda de bicicleta, con una altura de 135 metros, que demora en girar 30 minutos cada una de sus 32 capsulas. Esto permite a los clientes observar desde las alturas las hermosuras de Londres; en especial, los puentes sobre el río, la parte histórica de la ciudad, los nuevos rascacielos y otras interesantes construcciones. Indiscutiblemente el nuevo Londres parece un jardín de altísimos rascacielos de acero, concreto y cristales. Rascacielos como la Torres 42, el One Canada Asqueare, One Churchill Place, Citigroup Centre, 30 ST Mary Axe y 8 Canada Squeare. Todos tienen más de cien metros de altura, aunque el último mencionado sobrepasa a los demás con sus más doscientos metros. Esto sitúa a la ciudad a la capital del reino en el futuro de la humanidad. Y un fuerte y agradable paradigma para los ciudadanos de una Cuba libre. No obstante, nunca olvidaremos al Londres inglés, al Londres británico, a esta gran ciudad de la legendaria Albión, mencionada por Tolomeo. Desde el Ojo de Londres nos deleitamos con la hermosa vista de la arquitectura del histórico Londres. Sus bellos puentes, museos y palacios deslumbran a los turistas. No podría mencionar todos estos históricos monumentos porque nos ocuparía mucho espacio. Pero recordare los más llamativos para mí: el Puente de la Torre; Palacio de Buckingham; la Torre de Londres; el Puente, Abadía y Palacio de Westminster. De estos solo les comentaré sobre algunos sucesos de interés para mí en este momento. En la Torres de Londres (Palacio real y fortaleza de su Majestad, hasta 1625). Esta sirvió de cárcel y estuvo en ella la reina Isabel I. También su madre, Ana Bolena, estuvo cautiva y fue ejecutada en ese lugar. Su último prisionero fue Rudolf Hess, ayudante de Hitler, 1941. Bolena fue una activa proselitista de las reformas de la iglesia y es considerada mártir en la iglesia protestante de Inglaterra. Su hija, la Reina Isabel I, consolido esta iglesia y se hizo su máxima autoridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada